Distanciamiento social, escuela remota e interacciones sociales limitadas han cambiado la vida dramáticamente tanto para adultos como gente joven por igual.

¿Ha impactado algunas de tus conexiones? ¿La vida en medio de esta pandemia del coronavirus ha beneficiado tus relaciones con tus adolescentes?, ¿o ha complicado las cosas y las ha hecho aún más complejas y difíciles?

Hemos consultado a un puñado de padres y adultos de confianza de Colorado como es que la pandemia ha impactado sus relaciones – y en que les ha ayudado.


P: ¿Qué saben los investigadores de momento en cuanto a los riesgos de salud del Coronavirus en niños y adolescentes?

Dra. Rachel Herlihy: Sabemos que los niños desarrollan una infección debido al COVID-19, y que también pueden desarrollar una infección severa. Cuando desarrollan los síntomas, estos tienden a ser más leves. Y también tienden a ser infecciones asintomáticas, esto quiere decir que se infectan con el virus, pero no muestran ningún síntoma. Es un aspecto bastante único de todo esto y que puede ser bastante difícil de tratar, porque sabemos que cuando los individuos son asintomáticos, tienden a estas más expuestos a la comunidad, potencialmente contagiando más el virus a otras personas.

La otra cosa que es importante saber es que lo que parece ser parte del espectro de la enfermedad es que vemos que los niños más jóvenes son realmente los más propensos a desarrollar una infección más leve, probablemente más asintomática.

Y luego si vemos a los adolescentes, sus casos se verán más similares a los de los adultos durante el curso de la infección.

El otro factor realmente único del COVID-19 presente en niños es algo denominado MIS-C, que es el Síndrome inflamatorio Multisistémico. Este síndrome ocurre varias semanas después de haberse contagiado. Vemos un número pequeño de niños desarrollando una forma rara de este síndrome que les causa una respuesta inflamatoria abrumadora.  Terminan teniendo una fiebre alta que no responde bien frente a ciertos medicamentos. Pueden terminar desarrollando un sarpullido y dolor abdominal, y este síntoma severo, con frecuencia, hace que los niños terminen teniendo que ser hospitalizados. En algunos casos necesitan estar en la unidad de cuidados intensivos con asistencia para poder respirar o para la presión arterial. De nuevo, esto es algo excepcional, pero es algo único que observamos de vez en cuando en los niños, especialmente en niños más grande y adolescentes.

COVID-19 es con frecuencia más leve en los niños.

Los niños por lo general no presentan síntomas, haciendo que el control de la transmisión entre ellos sea más difícil.

A menudo los síntomas son más severos en las adolescentes.

COVID-19 puede causar un síntoma poco común pero severo en los jóvenes.

P: A medida que esta pandemia continúa, mucha gente joven extraña lo que hacía anteriormente con sus vidas sociales, reunirse en persona con amigos ya que gran parte de sus actividades grupales han sido canceladas. ¿Hay alguna manera en que nosotros los padres y adultos podemos apoyar a nuestros jóvenes a poder hacer eso, pero hacerlo de manera segura?

Dra. Herlihy: Al igual que los adultos, los jóvenes necesitan practicar distanciamiento social y limitar sus interacciones con los demás, pero hay ciertas maneras de hacerlo más prudentemente. Una estrategia importante es interactuar más virtualmente. Interactuar con amigos de manera individual, con grupos de amigos, o clubes en línea es una manera completamente segura de hacerlo desde la comodidad de tu propia casa.

Del mismo modo, reconocemos la importancia de que niños y jóvenes interactúen en persona. Esto es importante para su desarrollo social y emocional, y hay

maneras de hacerlo con seguridad. Una de esas maneras sería teniendo reuniones más pequeñas. Idealmente, queremos que la gente interactúe con solo uno o dos amigos de ser posible.

Cuando se reúnan en persona, practiquen distanciamiento social – manteniendo el espacio físico de 6 pies entre individuos, usando cubrebocas al interactuar con amigos, e interactuando más frecuentemente al aire libre. Sabemos que hay mucho menor riesgo de transmisión del COVID-19 en situaciones al aire libre.

Los padres pueden apoyar la sociabilización en línea para los jóvenes.

Las reuniones en persona deben ser pequeñas.

Los jóvenes deberían practicar distanciamiento social, usar cubrebocas, reunirse afuera.

P: ¿Hay alguna otra cosa que le recomendaría a los padres para que tengan en cuenta como prioridad a la hora de continuar haciendo lo mejor para mantener a nuestros hijos a salvo?

Dra. Herlihy: Sabemos que es un momento difícil para la gente joven a nivel social y emocional, y también es un momento difícil para los adultos. Hay mucho estrés en nuestros hogares. Todos nos sentimos agobiados de estar encerrados. Todos sentimos algún tipo de estrés laboral muy único en este momento. Creo que es importante recordar que durante este momento difícil hay que tener esas conversaciones honestas, abiertas con los jóvenes en nuestras vidas, y hablar de la importancia de mantenernos seguros mediante la práctica del distanciamiento social.

Practicar distanciamiento social asegura que otros miembros de la comunidad también estén a salvo.  Creo que esto es importante para los padres, tutores, y todos los adultos que estén en la vida de esos jóvenes y que nos aseguremos de liderar sus vidas mediante el ejemplo. Practiquemos nosotros mismos el distanciamiento social, usemos cubrebocas al estar en público. Yo soy madre y también procuro demostrarle esos comportamientos a mi hijo.

Habla con los jóvenes sobre las medidas de precaución contra el COVID-19.

Explica la importancia de proteger a otros.

Da el ejemplo: practica el distanciamiento social y usa cubrebocas en público.